"Aquí, como en el acto religioso, en el amor, en la acción moral y en el conocimiento, me trasciendo a mí mismo y en ninguna otra actividad logro ser más yo" (C.S. Lewis)




"...con la sensibilidad de quien no tiene piel y lo siente todo, pero aguanta el golpe para contarlo." (Manuel Rivas, Las voces bajas)






martes, 3 de septiembre de 2013






Quizá sea el momento

de borrar algunos sueños

y asumir el vértigo


que nos hace VOLAR

















8 comentarios:

  1. si esos sueños son piedras en tu mochila, sí
    hey, a una princesa peleona le va el vértigo y la aventura!!!!!!!!
    y las mariposas fueron hechas para VOLAR..............
    (por cierto, a los mortales no nos vuelvas a recordar los senderos de tu sudor, joeeeeeeeeeeeeeeee!!!!)
    besos ligeros, vuela alto bolboretiña!
    trb

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, todos los sueños que pesen que se queden en el camino para que solo permanezcan los que tiran de las alas hacia el cielo :-).
    Jajajajaja...tendré en cuenta tu petición (aunque no garantizo que sea atendida).

    Mil besos aéreos. Algún día tomamos un café en las nubes...

    ResponderEliminar
  3. Que bonito!! Y cuanta razón tienes!!! Mil besos mi niña

    ResponderEliminar
  4. Pues ya sabes, mi niño, ¡a volar!
    Yo ya estoy aquí de vuelta, cuando quieras nos vemos y no contamos, ¿vale?

    Mil besos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Jorge.

    Sí, nos leemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Para ti con amor desde granada.

    LA PLUMA

    La pluma a la derecha de mi mano,
    la miro con recelo, con horror,
    con temblor de poseso.

    Mi cuerpo dice no, no la toques,
    su tinta es un abismo, un cielo, un descalabro
    del todo y de la nada latendo en un cilindro
    de plástico fundido en el infierno.

    Pero puede más que mi yo, que mi recelo
    que mi vida y que el miedo.
    Me invita seductora en el papel
    del blanco satén de osco silencio
    a cruzar la barrera de la noche,
    a buscar de lo ignoto los misterios
    y no puedo vencer la tentación
    de comerme las carnes del deseo
    a sabiendas que tu quizás no puedas
    comprender lo insondable de los ecos
    que duermen al fondo del abismo
    asechando las alas de tu cuerpo.

    Y te pido perdón, rompo lo escrito
    y me escondo en la cabaña de los sueños
    con la duda de no saber si hago
    bien o hago mal con el intento.

    Algún día tendrás que derramarte
    y todo lo que por amor o por desprecio
    quede oculto en la sangre de la tinta
    estalle con el viento.

    Y deseo con el alma ser un pájaro bobo,
    como tu,
    y no puedo.
    Soy un pingüino.

    ====

    Besitos jmrb

    ResponderEliminar
  7. Mejor que la pluma nunca se calle...

    Mil besos y muchas gracias,Jose.

    Bego

    ResponderEliminar