"Aquí, como en el acto religioso, en el amor, en la acción moral y en el conocimiento, me trasciendo a mí mismo y en ninguna otra actividad logro ser más yo" (C.S. Lewis)




"...con la sensibilidad de quien no tiene piel y lo siente todo, pero aguanta el golpe para contarlo." (Manuel Rivas, Las voces bajas)






lunes, 18 de octubre de 2010

Es la vida a través de una ventana.

Un borde de madera enmarcando el otoño

y las hojas de oro desprendiéndose.


Yo también quiero volar en el viento

con sus alas grises preñadas de cristales .

Pero ya es de noche y las hojas

ocres empiezan a dormirse

en la madrugada blanca de la escarcha.



Y son los álamos que ríen hacia el cielo

guiñándole los ojos a mi infancia,

una infancia de manoplas y nieve

de gorros y váho

de olor a chimenea y pinos húmedos.



Y es el cielo blanco que pliega

su sonrisa más nostálgica

por la niña de las trenzas

que no encontraba setas en octubre

y saltaba entre las nubes de mosquitos.



Es la niña que dormías en tus brazos

y bañabas en sirope los domingos

esa niña mimada, consentida

que venía a contarte las historias

que se habían quedado sin final.

La que soñaba príncipes y escribía gorrionesla que daba vida a lo que no quería perder.

La misma que ahora

se esconde en la ventana

y ve caer las hojas del otoño

entre las voces de un país lejano

donde sigue añorando

dormir entre tus brazos
y el próximo domingo
para untarlo de nata.



6 comentarios:

  1. Muy hermoso y nostálgico. Un fuerte abrazo Begoña.

    ResponderEliminar
  2. sin palabras
    muuuuuaaak

    usaré septiembre 2010 para dejarte fraccionados
    los textos la paz y la guerra, si te parece

    me voy a tomar algo fresqito
    trb

    ResponderEliminar
  3. Me parece estupendo...

    Déjame un sorbito de Shandy...

    Mil besos

    ResponderEliminar
  4. te dejaré más de un sorbo
    te va a gustar y vas a qerer más
    bss

    ResponderEliminar
  5. Niña... no había visto este texto...

    Muchos besos para esos recuerdos, esa añoranza que vivo a través tuya... nunca olvides que, a pesar de todo, has tenido mucha suerte en tu vida...

    Besos,
    Carmen

    ResponderEliminar
  6. Gracias, mi niña.
    No, no lo olvido, nunca lo olvido...quizás es que he estado tan cerca de la perfección y de la dulzura de esa nata, que ahora me cuesta más acostumbrarme a la normalidad.
    Pero también he tenido suerte en otras cosas, como mis amigos, por ejemplo... ;). Por eso me sigo sintiendo afortunada, siempre, pase lo que pase.
    Mil besos

    ResponderEliminar