"Aquí, como en el acto religioso, en el amor, en la acción moral y en el conocimiento, me trasciendo a mí mismo y en ninguna otra actividad logro ser más yo" (C.S. Lewis)




"...con la sensibilidad de quien no tiene piel y lo siente todo, pero aguanta el golpe para contarlo." (Manuel Rivas, Las voces bajas)






domingo, 25 de septiembre de 2011



El sol crujía en mis brazos dorados
y la brisa refrescaba mis labios azules.

El invierno estaba tan lejos como la muerte.

Paraíso, aún,
no significaba destierro.

(De Diosas de barro)

 

9 comentarios:

  1. contra todo pronóstico
    el invierno esconde tb paraísos...
    trébol

    ResponderEliminar
  2. Y después del invierno, siempre llega la primavera...
    Mil besos

    ResponderEliminar
  3. Si alguna vez te destierras avísame, que aprenderé a cruzar por el puente que cruce el abismo que lleve a tu torre de desterrada...


    Besos,
    Carmen

    ResponderEliminar
  4. Me parece que hay unas cuantas personas sin las que no me iría al destierro.
    Siempre tendrás una habitación soleada en cualquiera de mis torres.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  5. con tales compañías más q reposo sería dulce retiro...
    trb

    ResponderEliminar
  6. Y tú ya sabes que, además de un árból en mi jardín, un huequito en la pared de mi casa, jejejejejejejejje

    Pero qué "rebonita" la dedicatoria... jajajajajajja...

    Cuando las leo me siento enormemente afortunada de teneros, tenerte, entre mi gente... hasta a la del cacahuete... joe, jajajaajajjajaajaja


    Besos,
    Carmen

    ResponderEliminar