"Aquí, como en el acto religioso, en el amor, en la acción moral y en el conocimiento, me trasciendo a mí mismo y en ninguna otra actividad logro ser más yo" (C.S. Lewis)




"...con la sensibilidad de quien no tiene piel y lo siente todo, pero aguanta el golpe para contarlo." (Manuel Rivas, Las voces bajas)






lunes, 8 de abril de 2013





Las autopistas son idénticas en todos los lugares.

Igual de rectas,
igual de ilimitadas
igual de solitarias
 con las luces del extrarradio brillando a su alrededor.

Siempre prometen un más allá quimérico,
una posibilidad para la huida,
una libertad encarnada en la fuerza que imprimes al acelerador
mientras subes el volumen de la música
                                                                       y gritas.


Las autopistas serían perfectas
si no existiesen las ciudades que limitan el infinito.




2 comentarios:

  1. ¡Extraordinario! Poesía de los espacios infinitos; tú sí que tienes una autopista en tu sensibilidad... Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, mi niño...Habrá que trabajar para dar un rodeo a las ciudades que intenten limitar esa autopista...

    Un besazo de autopista

    ResponderEliminar