"Aquí, como en el acto religioso, en el amor, en la acción moral y en el conocimiento, me trasciendo a mí mismo y en ninguna otra actividad logro ser más yo" (C.S. Lewis)




"...con la sensibilidad de quien no tiene piel y lo siente todo, pero aguanta el golpe para contarlo." (Manuel Rivas, Las voces bajas)






viernes, 3 de septiembre de 2010

Deudas. Ensayo de microcuento.



Y sin embargo, el mundo seguía siendo el mismo una hora después, y ella estaba allí sola, en un hotel viejo y sucio, mirando un techo gris, descascarillado y angustioso. Sola, porque ya era tarde y había que marcharse, porque no era tan fácil cambiarlo todo de repente, porque las cosas son como son…Y porque ya no se debían nada.

5 comentarios:

  1. ummmmmm q familiar m resulta, ya vivido
    al menos nada se debían
    a menudo en mis hoteles, en mis lugares alguien debe algo a alguien
    y no lo va a saldar
    (me has hecho volar a varios decorados de mi vida bolboreta, y tb m has hecho verte en esa situación...buen microcuento o macrohaiku jeje)

    ResponderEliminar
  2. ummmm, no te creas, yo también tengo algunas cuentas que nunca van a saldarse...
    También había una versión larga del cuento, pero decidí que era mejor así...

    Besis

    ResponderEliminar
  3. a la vuelta te esperan un par de novedades:
    un poema un tanto belicoso y un reato q espero q te encante...
    cont.

    ResponderEliminar
  4. Ummmm...impaciencia, impaciencia...pero bueno, está bien tener razones para volver...jaja.

    Me encantará, seguro.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  5. vuelve guapa, amor
    vuelve azul

    ResponderEliminar