"Aquí, como en el acto religioso, en el amor, en la acción moral y en el conocimiento, me trasciendo a mí mismo y en ninguna otra actividad logro ser más yo" (C.S. Lewis)




"...con la sensibilidad de quien no tiene piel y lo siente todo, pero aguanta el golpe para contarlo." (Manuel Rivas, Las voces bajas)






martes, 7 de diciembre de 2010

Recital Noviembre "by Regaldie"




Os esperamos de nuevo el domingo12, a las 18:00h en "El Café Doré", y a las 20:00h en "El Gato verde"

22 comentarios:

  1. Tu poesía es malísima, simplona, infantil, tópica, vacía, ¿es que no has leído nada más allá de Bécquer?

    ResponderEliminar
  2. Bien, querrás decir que en tu opinión es malísima. Pero qué casualidad! Muchas personas pensamos lo contrario! Vacía? No sabes lo que dices. Quién coño eres? Perdona pero creo que ha leido muchísimo más que Bécquer. No tienes ni idea... Y no te escondas tras un anónimo!

    ResponderEliminar
  3. Vuelvo a publicar otro comentario para decirle al anónimo cobarde si se cree que es crítico literario de primer nivel por decir lo que ha dicho; y para decirte, Begoña, que debes estar contenta porque tengas público así en tu blog: marcan la frontera entre los envidiosos y los envidiados.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, Fernandito, otro mediocre como Begoña. De envidia nada, créeme, pena más bien. Y no, no creo que haya/hayas/hayáis leído mucho, eso se nota enseguida.

    ResponderEliminar
  5. Para estar vacía a mí su poesía me conmueve y me emociona. No todos tenemos los mismos gustos,pero eso no es motivo para descalificar al autor. Por muchas lecturas que tengas, no todo el mundo es capaz de transmitir con sus composiciones y ella lo hace.

    ResponderEliminar
  6. Perdón, mi incultura literaria ha hecho que me invitasen a impartir unos seminarios en la Universidad de Liverpool sobre mi poesía y sobre mi investigación, y no estaba aquí.
    Gracias Fer, Carmen y Marta, sois geniales.
    Y gracias, anónimo, por seguir el blog tan fielmente, por dedicar tanto tiempo a escribir comentarios, por compararme con Bécquer (que, como alguien medianamente instruido debería saber, es el padre de la literatura española moderna) y por considerarme tan mediocre como Fernando, una de las personas a las que más quiero y admiro.
    Lástima que no digas quién eres para poder debatir de una manera más fructífera y menos absurda.
    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  7. Latrant et scitis estatint
    praetesquitantes estis

    ResponderEliminar
  8. Yo ya estoy harto de los insensatos que aluden siempre al "gusto personal" para justificar una obra mala. Lectores furibundos por no saber apreciar lo literario, os informo: cuando algo es malo, simplista, tópico, mediocre y previsible, lo es y punto. La crítica no está sólo para criticar, sino para EDUCAR EL GUSTO, que hace muuuuuuucha falta. Cuánto daño hacen poemarios como el tuyo a los lectores descerebrados y/o sin formación literaria ni lecturas de calidad.
    Tu obra (que no es poética ni de lejos, estás a años luz de la verdadera poesía) es otra de esas tomaduras de pelo vacuas y superficiales. Para no salir del asombro con su verborrea simplista, sentimentalismo elemental, desarrollos y finales de cuento de hadas, propio de una empanada mental de marichoni de peluquería de barrio que, por supuesto, cree que lo que está leyendo es digno del Nobel de Literatura pero no porque sea especialmente ignorante sino porque esas únicas lecturas la han hecho pensar así, con tal y preocupante escasez de miras. Este tipo de obras no es más que la alineación publicitaria de un baremo muy poco exigente para el lector, es decir, seguir insistiendo en ese descenso que suavemente va matando, hasta idiotizar, a fuego lento, a las masas con pastiches folletinescos de la peor teleserie. Algo a lo que, por desgracia, nos estamos acostumbrando demasiado.
    El caso es que estas masivas lecturas que se convierten en ecos de sus propias resonancias vacuas me ponen los pelos como escarpias, porque lo malo no es que existan, lo malo es que se conviertan en la única opción que lea la gente. Me entra una sombría congoja que, creo, será compartida por gran parte de autores de la gran literatura. Y es que todo esto no tiene nada que ver con renovación y frescura en el mundo literario, más va la cosa por una degeneración de mercadeo editorial y la estandarización de una cultura pobre y banal.
    Estoy hartísimo de las defensas a ultranza de autores mediocres como tú, Begoña Regueiro. Si os han hecho favores, mostrad el agradecimiento de otra forma más honesta.

    ResponderEliminar
  9. Querido desconocido (lo siento, ni tu registro verbal ni tus conocimientos literarios me permiten llamarte crítico):

    Gracias de nuevo por tu tiempo y fidelidad. Dado que es mi trabajo, me siento perfectamente capacitada para educar el gusto, y los insultos me parecen fuera de todo criterio estético. De nuevo te recomiendo que, si quieres tener una discusión inteligente, te des a conocer o te pases por la tertulia de Otras Palabras. Si no, realmente, tu criterio no tiene demasiada validez, por no decir ninguna, y se queda en un insulto barriobajero. Mientras gente a la que respeto, respete mi obra me sentiré feliz.
    Un abrazo
    Begoña

    Pd. Por cierto, gracias también porque me divierte mucho que alguien me odie tanto como Góngora a Quevedo (y viceversa) o Cervantes a Lope.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, por tus comentarios, me parece que no has leído mi libro. Está en varias librerías, puedes leerlo y entonces hablamos, pero, como les digo a mis alumnos, si no justificas tus opiniones en el texto, no valen.

    Otro abrazo y feliz Navidad

    ResponderEliminar
  11. Me quedo estupefacta con la acidez del ambiente.
    Desde mi punto de vista, criticar es un arte en el que hay que saber manejarse más allá de la vehemencia y la descalificación.
    Como lectora empedernida desde mi más tierna infancia, nunca me he considerado ni más ni menos que otros. He leído de todo, pasando por Poe, Bécquer, Espronceda, Bukowsky, Baudelaire, Mirande, Pavese. Estos y otros tantos han resonado en mi mundo interior según el momento.
    No soy una instruída crítica literaria ni lo pretendo. No soy más que una de esas partícipes de esa "masa lectora" y "marichoni de barrio" de las que anónimamente se ha hablado.
    Y Begoña me "toca". Reduce sus versos a la esencia básica para conmoverme. Si eso es descender al pastiche folletinesco, me apunto.

    ResponderEliminar
  12. vamos a ver, tú escribes porque tienes un blog, no porque sepas escribir. todos escribimos, pero otra cosa es la literatura. publicar un libro es lo más fácil del mundo. hacer literatura es algo que te queda lejos.
    lo que escribes está bien escrito, pero también lo está las dedicatorias de las carpetas del colegio.
    posiblemente la crítica del lector crítico sea la única válida que has recibido hasta ahora. yo me la tomaría con elogio y no se me ocurriría comparar esta situación con la que vivieron nuestros autores clásicos.
    baja, baja, que te queda mucho y puede que nunca llegues.
    un lector (todos somos anónimos).

    ResponderEliminar
  13. Feliz Navidad, anónimo. Ojalá el 2011 te traiga menos "acidez" y más "dulzura".
    De nuevo te agradezco tu fidelidad y te animo a que leas mi libro.
    Como sigues el blog, verás que dentro de no mucho va a aparecer mi segundo libro y otras tres antologías en las que me han pedido que participe. Siéntete invitado a las presentaciones y a la presentación del nuevo número de Otras Palabras alrededor de febrero. Por el momento, la comentarios de los críticos que se dedican a ello y la de todas las personas que vienen a mis recitales es la que me vale.
    Lo dicho, feliz Navidad. Un beso

    Pd. Aunque no todos nos conozcamos, no todos somos anónimos, solo los que no se atreven a decir su nombre, ellos sabrás el porqué.

    ResponderEliminar
  14. Ah, y sí, me tomo todo esto como un elogio, porque lo es.
    Y repito, una crítica literaria no tiene valor si no se apoya en el texto.
    Feliz Navidad y más besos

    ResponderEliminar
  15. Vamos a ver, yo critico porque tengo mucho tiempo libre y porque censurar el trabajo de los demás a modo de pataleta infantil es lo más fácil del mundo (más incluso que publicar), sobre todo con este seudónimo impersonal tan original de que me he dotado. Hacer crítica es algo que me queda lejos, así que voy a bajar también y a confesar que en realidad me gusta hacer de menos a los demás, sobre todo si siento que son una amenaza, para sentirme mejor, porque tuve ciertos problemas de atención en mi infancia y ahora me he vuelto un poco pedantillo y pesado. Debido a mi carencia emocional tengo bajones y probablemente de aquí a un rato publicaré otra entrada con uno de mis múltiples personajes anónimos diciendo que todo esto no es verdad o que necesitáis todos que os eduque el gusto, pero no os asustéis, está dentro de lo normal.

    ResponderEliminar
  16. He de confesar que he entrado con la curiosidad que me despertó la acidez del crítico. Pero se me esta empezando a pasar... qué decepción.
    De verbo punzante y de sarcasmo calculado, resultaba estimulante leerte.
    Estaba ávida por encontrar un por qué a tus palabras.
    No te pido que bajes ni que subas sino que llenes.
    De tempo y de ritmo vas bien pero ni escucho melodía ni veo a dónde vas más allá de hacer ruido. Igual, como has dicho, soy "escasa de miras".
    Como no quiero quedarme en la crítica vacua, esta lectora se permite el lujo de preguntarte para intentar buscar contenido a tan sonoro continente. ¿Será que pecas de lo que criticas?.
    Planteas que los poemas de Begoña distan mucho de ser poesía, que son equiparables a dedicatorias de carpetas y que están llenos de sentimentalismo elemental y cuentos de hadas. E incluso añades que tus compañeros y grandes literatos compartirían tu opinión, abrazarían tus críticas como si fuesen loores y hablarían de los lectores como entes pocopensantes o desinformadas víctimas de la mercantilización del arte.
    Hasta el momento, sólo he sintetizado tus opiniones, que son el cuerpo elemental de tus post.
    ¿Qué te diferencia, en ese sentido, de mi o de cualquier otro?. Me encantaría leer comparaciones con otros autores, referencias a situaciones similares, cuestionamientos sobre poemas en concreto e incluso alternativas a la "pobreza" estilística de Begoña.
    Si no, citando a Platón, te quedas en el nivel más bajo del conocimiento, la opinión. Y como no aportas nada, nada más leeré o al menos te tomaré como a cualquiera de nosotros, otra marichoni. Desde ahí, una recomendación, mejor hablar con respeto y menos ínfulas.
    Puede que publicar un libro sea tan fácil como publicar un post. Lo difícil va a ser que te sigan leyendo.
    Y a más de uno y de dos les gustaría estar a la altura de Perrault, Andersen o los Hermanos Grimm.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Pido disculpas por borrar un post, estaba repetido.

    ResponderEliminar
  19. lo de la carencia emocional...buffff
    en fin, así está el patio
    tengo una pregunta: cómo se siente más cómodo un poeta, cuando escribe o cuando recita?
    trb

    ResponderEliminar
  20. Jaja, así está el patio, sí...
    Ummm, a mí me encanta recitar...sobre todo cuando empezamos a hacer los recitales, todo era mágico, era como una ventana para escaparse un rato de la realidad...
    Sin embargo, al menos para mí, escribir va incluso más allá...a mí me ayuda a expresar cosas que no sabría decir de otra manera, a colocar en su sitio cosas que se lían en mi cabeza, a conservar momentos o experiencias hermosas que no quiero perder...
    Para mí, las dos cosas son maravillosas...
    Besos de poeta

    ResponderEliminar
  21. me ha gustado mucho este post, thanx
    -eres poeta?
    -pues súbete la bragueta!
    jajajaa ya, q chorrada!!!!!!!!
    besos de idiota
    trb

    ResponderEliminar